Acupuntura

Acupuntura en Fisiomechanis

¿Qué es la Acupuntura? 
La acupuntura (colocar agujas en determinados puntos del cuerpo) es una parte de la Medicina Tradicional China.
La Medicina Tradicional China, incluye todo un compendio de terapias naturales y diversas técnicas: acupuntura, moxibustión (aplicar calor en puntos de acupuntura), electroacupuntura (hacer pasar una corriente eléctrica entre varias agujas), tui‐na (masaje chino), aplicación de ventosas y consejos dietéticos. 

¿En qué se basa la Acupuntura?
La Medicina Tradicional China es uno de los artes más antiguos de sanación. Se basa en el concepto de qi (o energía vital) equilibrado, que se cree recorre el cuerpo de la persona a través de un entramado de canales o meridianos. El qi regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico y está afectado por las fuerzas opuestas del "yin” y el "yang" (energías negativa y positiva). Según la medicina china tradicional, la enfermedad ocurre cuando se altera el flujo del qi y se produce un desequilibrio del yin y el yang.
Las técnicas de tratamiento, ayudan a mover el flujo de las energías y la sangre dentro de los meridianos, reducir el dolor y solucionar disfunciones y bloqueos "energéticos" que producen la pérdida de la salud. 
Al ser una terapia natural, no es incompatible con ninguna medicación ni tratamiento. Aunque hay etapas de la vida en las que la que puede estar contraindicada, como en la infancia o durante la gestación.

¿Qué podemos tratar con Acupuntura?
La acupuntura es una de las mejores terapias alternativas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud para tratar el dolor físico tanto agudo como crónico.
La Organización Mundial de la Salud también ha confirmado que la acupuntura es aplicable y que muestra efectos beneficiosos en muchas enfermedades tales como: depresión, fatiga, estrés, ansiedad, alergias, el tabaquismo y otras adicciones, insomnio, dolores de cabeza y migrañas, problemas menstruales y ginecológicos, problemas digestivos, problemas articulares y de columna (lumbalgias, cervicalgias y ciatálgias), alteraciones dérmicas, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.
Es muy eficaz para tratar síntomas psico-emocionales, aumenta la sensación de bienestar general, calma la ansiedad, mejora el sueño, regula el apetito.
En el tratamiento de los sofocos de la menopausia, el éxito se estima en 70% de los casos tratados.
La acupuntura también se usa para tratar ciertos problemas de infertilidad y ayuda a aumentar las posibilidades de éxito de la fecundación in Vitro de 61,5% y promueve el éxito de otros métodos relacionados con la fertilidad.
En general, la acupuntura es muy útil como complemento del tratamiento de fisioterapia y osteopatía.
A lo largo de nuestra experiencia clínica, hemos constatado su efectividad en el tratamiento de:

  • Contracturas 
  • Migrañas y cefaleas. 
  • Dolor de tipo neuropático (neuralgias, dolores irradiados de hernias discales…) 
  • Parálisis faciales 
  • Estrés, ansiedad y depresión 
  • Insomnio 
  • Tendinitis 
  • Dolor crónico, fibromialgia… 
  • Hipocondría y fobias 
  • Coadyuvante en regímenes de adelgazamiento, para a dejar de fumar… 

¿Cómo es una sesión de acupuntura?
La primera visita, incluye los cinco métodos de diagnóstico según la Medicina Tradicional China: interrogación, observación, palpación, toma de pulso y observación de la lengua. Así el terapeuta obtiene la información necesaria para dar con el tratamiento adecuado y lograr unos buenos resultados.
En las sesiones de tratamiento, se Introducen agujas en los puntos de acupuntura previamente seleccionados según la sintomatología y diagnóstico energético realizado. Las agujas de acupuntura son metálicas y muy finas. Las personas suelen sentirse de diferente manera cuando el profesional las inserta en la piel, pero en general no siente dolor ni molestias. Las agujas son de acero inoxidable esterilizado y de un solo uso. Tras unos 20 minutos, se procede a la retirada de las agujas.